728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
martes, 7 de marzo de 2017

La hospitalidad evangélica de los hermanos de San Juan de Dios, tanto en el Vaticano como en las periferias del mundo (I)

(ZENIT – Roma).- “El deseo de servir a los enfermos en una consagración a Dios ha sido siempre la primera razón de mi vocación”, nos confía fray Alain-Samuel Jeancler, responsable en Francia de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, con motivo del viaje a Liberia y Sierra Leona que realizó la curia general con sede en Roma.

Una comunidad que trabaja sea en las periferias, como en Madagascar o con lo consultorios móviles, sea en el corazón del Vaticano, con su farmacia frecuentada por toda Roma. Y evoca una virtud demasiado olvidada pero propicia para revitalizar el tejido social: la hospitalidad evangélica. El ejemplo más bello y reciente de esta Hospitalidad incondicional fue la que mostraron los 4 hermanos que dieron su vida cuidando a los enfermos del virus Ebola, en 2014, en Sierra Leona y Liberia.

A continuación compartimos la primera parte de la entrevista.

Hermano Alain-Samuel, usted es el Superior Provincial de Francia de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. ¿Qué significa eso? ¿Cuál es el papel de un Provincial? ¿Qué le atrajo del carisma de esta orden?
— Hermano Alain-Samuel: Aunque soy responsable de la Orden Hospitalaria en Francia yo creo que, ante todo, esta función no me pertenece, sino que ha me ha sido confiada por y para el amor del Señor al servicio del bien común y a la comunión de las personas que hay que orientar, acompañar y servir. En todo caso es así como yo intento vivir mi función. Ser Provincial es un camino, es seguir el paso de los discípulos de Emaús, para hacer una relectura, con mis Hermanos, de la presencia del Cristo resucitado en nuestras vidas.
Llegué a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, ante todo para ponerme al servicio de las personas enfermas y desamparadas. Hay que precisar que somos una orden de Hermanos sanitarios, pues no tenemos formación de directores de recursos humanos o directores generales. Nuestra labor requiere mucha humildad, sentido común, generosidad, tiempo para dedicar el otro. Requiere acordarse del ejemplo de nuestro fundador, quien vivió una conversión radical que le llevó a emprender su obra consagrada al servicio de los demás.

Hoy su obra está presente en 53 países y atendemos a más de un millón de personas al año. San Juan de Dios tuvo que superar el desafío de la locura y experimentar en sus carnes los tratamientos inhumanos que se ejercían en su época en los hospitales. Fue así como tomó conciencia del sufrimiento de los enfermos y pudo tener una visión clara sobre su nueva misión: fundar un nuevo modelo de asistencia basado en el servicio. El comprendió, ya en su tiempo, que para ser líder se debía ser servidor, librarse de sí mismo para acercarse al prójimo y, a través de él, a Dios.

El deseo de servir a los enfermos dentro de una vida consagrada a Dios fue el origen de mi vocación. Así es la vida, que nos coloca en el curso de nuestra peregrinación terrenal en situaciones en las que debemos elegir y tomar decisiones que influyen en el curso de nuestra historia personal y en la de aquellos a quienes tenemos el cargo y la responsabilidad.
Y este período de Cuaresma es una ocasión propicia para parar y hacer balance del espacio que damos, desde nuestra fe en Dios, al compromiso, a nuestra disponibilidad para abandonarnos al amor de Dios que salva en las situaciones de sufrimiento, de enfermedad, de soledad. “A través de los cuerpos a las almas”, tal y como se refleja en nuestra misión a día de hoy.
En el siglo XVI, su fundador, Juan de Dios, basó su acción sobre una virtud que a día de hoy aún es vivida por 1.100 hermanos en todo el mundo: la hospitalidad.

¿Cómo se relaciona esta Hospitalidad y las obras de misericordia que el papa Francisco ha llamado a poner en práctica con motivo del último jubileo?
— Hermano Alain-Samuel: Una de las particularidades de los Hermanos de San Juan de Dios es pronunciar el voto de hospitalidad, además de los de pobreza, obediencia y castidad. Es a través de este voto que nosotros dedicamos nuestra vida a la asistencia de los más frágiles, esforzándonos para prestarles todos los servicios necesarios, incluso los más humildes y los que puedan comportar un riesgo para nuestra vida, a semejanza del Cristo que nos quiso hasta morir para nuestra Salvación.

Es una hospitalidad que se ejerce bajo múltiples realidades, ya sea tendiendo la mano a una persona desconsolada, con una presencia cálida con los niños que son víctimas del sida, con una acogida paciente, con actos cuotidianos que devuelven a la otra persona la confianza perdida, con una puerta abierta sin condición a una persona sin hogar, con una atención en todos los que son “la cara de los pobres, los enfermos, las personas que se encuentran en una situación de sufrimiento o dificultad”. El ejemplo más bello y reciente de esta Hospitalidad incondicional fue la que nos mostraron los 4 hermanos que dieron su vida cuidando a los enfermos del virus Ebola, en 2014, en Sierra Leone y Liberia.

Esta hospitalidad evangélica se basa en la experiencia que hacemos cada día de la misericordia de Dios: nuestro encuentro con Dios pasa por nuestro compromiso al servicio de las personas más frágiles para manifestarles este amor misericordioso que nosotros mismo hemos recibido. Las obras de misericordia son el reflejo de este deseo de querer y de querer el bien de nuestro prójimo, como lo hizo San Juan de Dios en su tiempo. Tan pronto como él escuchó la llamada de Dios, se puso en marcha en seguida, superó todos los obstáculos para manifestar ante las personas que llamaban a su puerta la misericordia divina, a través de la Hospitalidad. Una Hospitalidad que lo hacía feliz como lo exclamaba gritando por las calles de Granada en busca de personas de buena voluntad para que le ayudaran: “Haceros el bien Hermanos, haciendo el bien a los demás”. Nosotros podemos manifestar ahora con nuestras palabras y nuestros gestos que la misericordia lo puede todo y que nos hace profundamente felices.

(Sigue)

 

Traducción realizada por Alba Felip

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: La hospitalidad evangélica de los hermanos de San Juan de Dios, tanto en el Vaticano como en las periferias del mundo (I) Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos