728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
miércoles, 12 de abril de 2017

ÁFRICA/SUDÁN DEL SUR - Regresa la calma a Wau pero todavía miles de mujeres y niños siguen refugiados en una iglesia

ÁFRICA/SUDÁN DEL SUR - Regresa la calma a Wau pero todavía miles de mujeres y niños siguen refugiados en una iglesia

Juba (Agencia Fides) - Las autoridades de Sudán del Sur han impuesto un toque de queda en todo el estado de Wau (al noroeste de Sudán del Sur) después de que al menos 25 personas muriesen en la homónima ciudad debido a la violencia perpetrada por una milicia progubernamental contra la población (véase Fides 11/4/2017).
El Coordinador humanitario de la diócesis de Wau, p. Moses Peter, ha confirmado a Radio Bakhita que ayer regresó la calma a la ciudad, después de la intervención de las fuerzas de seguridad y de las patrullas de Cascos Azules de la Misión ONU en Sudán del Sur. Según el sacerdote la redada mortal fue cometida por hombre en uniforme asistidos por bandas de saqueadores de ganado.
Radio Tamazuj ha señalado algunos testimonios de los habitantes de Wau que afirman que los asaltantes escogían a sus víctimas en base a su pertenencia étnica.
La radio cita a Natalina Andea, coordinadora de la Comisión diocesana Justicia y Paz de Wau, según la cual miles de personas, en su mayoría mujeres y niños, todavía siguen refugiados en una iglesia de la diócesis, e la que no tienen agua. “Hace mucho calor y los niños sufren muchísimo” ha dicho.
A pesar de la presencia de las fuerzas de seguridad varias personas buscan refugio en el sitio de Protección de la ONU, por temor de que sucedan nuevos actos de violencia. (L.M.) (Agencia Fides 12/4/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network

Let's block ads! (Why?)

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: ÁFRICA/SUDÁN DEL SUR - Regresa la calma a Wau pero todavía miles de mujeres y niños siguen refugiados en una iglesia Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos