728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
viernes, 9 de junio de 2017

Ganadora de la medalla dorada en las Olimpiadas admite: «El aborto me quebró por dentro»

(LSN/InfoCatólica) La estrella de atletismo y medallista olímplica Sanya Richards-Ross ha confesado en un libro de memorias publicado recientemente titulado «Chasing Grace, What the Quarter Mile Has Taught Me about God and Life» como «cayó en las profundidades de la desesperación» después de tener un aborto semanas antes de competir en los Juegos Olímpicos del 2008.

Recordó que al momento de abortar a su bebé «parecía que no había otra opción en absoluto»:

«Todo lo que siempre quise parecía estar al alcance de la mano. La culminación de toda una vida de trabajo estaba justo delante de mí... El debate de cuando la vida comienza giraba través de mi cabeza, y la vergüenza de tener un niño fuera del matrimonio en la flor de mi carrera parecía insoportable ¿Qué pensarían de mí mis patrocinadores, mi familia, mi iglesia y mis fans?»

«Por teléfono, nosotros [mi novio y yo] no entramos en detalles», escribió Sanya. «Como si no hablar del asunto aliviaría algo de la culpa y la vergüenza».

Recuerda que el aborto ocurrió «rápidamente», pero «me rompió», escribió Richards-Ross. El día después del aborto, voló a Pekín para los Juegos Olímpicos del 2008.

El aborto fue una decisión «de la cual no sanaría de inmediato», dijo. «Ahora sería para siempre una parte de mi vida, una letra escarlata que nunca pensé que cargaría». Yo era una campeona, y no una ordinaria sino una campeona de clase mundial, que había roto records. Esa realidad me empujó en las profundidades de la desesperación».

Sanya Richards-Ross 

En los Juegos Olímpicos de Beijing, Richards-Ross ganó una medalla de bronce en la carrera de 400 metros. Ella y su equipo ganaron una medalla de oro en el relevo de 4x400 metros. Ella ganó una medalla de oro en Atenas en 2004 y ganó dos más oro en los Juegos de Londres en 2012 .

«El testimonio de Sanya Richards-Ross revela lo que muchos de nosotros ya sabíamos - que el aborto es un problema significativo en la comunidad atlética y que pocos son educados sobre las opciones y recursos disponibles para apoyar a las atletas embarazadas», afirmó Beth Rahal, directora de «Students for Life of America's Pregnant», quien ha ayudado a varios atletas estudiantes a lo largo de los años.

Deportistas en situación similar

Explicó que muchas atletas «pueden tener miedo de perder sus becas de atletismo, pero están protegidas de eso bajo el Título IX», una ley federal aprobada en el año 1972 para asegurar que los empleados y estudiantes tanto masculinos como femeninos en ámbitos educacionales sean tratados con equidad y justicia.

«Es un tema del que no se habla realmente, sobre todo en los deportes», dijo Richards-Ross a Maggie Gray de Sports Illustrated . «Y un montón de mujeres jóvenes han experimentado esto, y yo, de hecho, literalmente no conozco a otra atleta femenina que no haya tenido un aborto y eso es triste».

«Espero que esto realmente que abra el debate respecto a esta problemática» para que las mujeres jóvenes en una situación similar «no hagan lo que yo hice», agregó.

Largo tiempo para sanar

Richards-Ross dijo que le tomó a ella ya ella ya su esposo largo tiempo hablar sobre aborto y sanar sus heridas.

«Siempre he sentido cierto resentimiento hacia Ross», escribió. «Estábamos confundidos, pero me sentí abandonada en la decisión, fue como si no dijera nada, ni estando de acuerdo ni en desacuerdo, no era justo, estábamos juntos».

Pero cuando finalmente hablaron de eso, «me explicó que estaba tan agobiado por la decisión como yo, y creía que nuestro hijo en el 2008 era una bendición que habíamos rechazado siempre deseando mantener todo bajo control».

Richards-Ross le dijo a Gray que aunque ella sabía que Dios la había perdonado, era difícil para ella perdonarse a sí misma.

«Ahora que voy a ser madre y ahora que Dios me ha bendecido de nuevo, sentí que necesitaba purgarme de esto y espero que ayude a otros a hacer lo mismo», dijo Richards-Ross, quien está embarazada nuevamente.

Janet Morana, cofundadora de la Campaña de Conciencia «Silent No More», dijo a LifeSiteNews que la historia de la atleta es «similar a la de miles» que ella ha oído desde que ella y Georgette Forney fundaron la organización en 2002.

«Hay tanta verdad sobre el aborto en su historia, incluyendo su pesar, su sentimiento de culpa y su resentimiento con su marido por no haber hecho nada para impedir el aborto a pesar de que consideraba al bebé una bendición», dijo Morana. «Yo la aplaudo por incluir este capítulo tan difícil en su vida en sus memorias como una manera de llegar a otras mujeres atletas, tanto las que podrían enfrentar una situación similar en el futuro y aquellas que podrían haber elegido el aborto en el pasado y están sintiendo ese mismo arrepentimiento».

Let's block ads! (Why?)

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: Ganadora de la medalla dorada en las Olimpiadas admite: «El aborto me quebró por dentro» Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos