728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
miércoles, 21 de junio de 2017

Mons. Nicola Bux: a menos que el Papa guarde la doctrina, no puede imponer disciplina

(NCR/InfoCatólica) Para resolver la crisis actual en la Iglesia sobre la enseñanza y la autoridad papal, el Papa debe hacer una declaración de fe, afirmando lo católico y corrigiendo sus propias palabras y acciones «ambiguas y erróneas» que han sido interpretadas de manera no católica.

Así lo asegura Monseñor Nicola Bux, respetado teólogo y ex consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe durante el pontificado de Benedicto XVI.

En la siguiente entrevista concedida al National Catholic Register, Mons. Bux explica que la Iglesia está en «plena crisis de fe» y afirma que las tormentas de división que está experimentando la Iglesia se deben a la apostasía -el «abandono del pensamiento católico»..

Las afirmaciones de Mons. Bux  llegan tras la noticia de que los cuatro cardenales que plantearon las dubia sobra Amoris Laetitia, han pedido al Papa que les reciba en audiencia sin obtener respuesta.

Los cardenales expresaron su preocupación por la «grave situación» provocada por las conferencias episcopales y los obispos individuales que ofrecen interpretaciones muy diferentes del documento, algunas de las cuales rompen con la enseñanza de la Iglesia. Están particularmente preocupados por la profunda confusión que esto ha causado, especialmente entre los sacerdotes.

«Para muchos católicos, es increíble que el Papa esté pidiendo a los obispos que dialoguen con los que piensan de manera diferente (es decir, los cristianos no católicos), pero no quiera primero encontrarse con los cardenales que son sus principales asesores», dice Mons. Dice Bux. «Si el Papa no protege la doctrina», añade, «no puede imponer disciplina».

Monseñor Bux, ¿cuáles son las implicaciones de la «anarquía doctrinal» que la gente ve que está sucediendo, para la Iglesia, las almas de los fieles y los sacerdotes?

La primera consecuencia de la anarquía doctrinal para la Iglesia es la división, causada por la apostasía, que es el abandono del pensamiento católico, tal como lo define San Vicente de Lerins: quod sempre, quod ubique, quod ab omnibus creditur (lo que se cree en todas partes, siempre, y por todos). San Ireneo de Lyon, que llama a Jesucristo el «Maestro de la unidad», había señalado a los herejes que todo el mundo profesa las mismas cosas, pero no todos quieren decir lo mismo. Éste es el papel del Magisterio, fundado en la verdad de Cristo: traer a todos a la unidad católica.

San Pablo exhortó a los cristianos a estar de acuerdo y hablar con unanimidad. ¿Qué diría hoy? Cuando los cardenales callan o acusan a sus cohermanos; cuando los obispos que habían pensado, hablado y escrito - scripta manent! [Las palabras escritas permanecen] - de una manera católica, pero luego dicen lo contrario por cualquier razón; cuando los sacerdotes cuestionan la tradición litúrgica de la Iglesia, entonces se establece la apostasía, el desprendimiento del pensamiento católico. Pablo VI había previsto que «este pensamiento no católico dentro del catolicismo será mañana la fuerza más fuerte. Pero nunca representará el pensamiento de la Iglesia. Un pequeño rebaño debe permanecer, no importa cuán pequeño sea. »(Conversación con J. Guitton, 9.IX.1977).

¿Qué implica entonces la anarquía doctrinal para las almas de los fieles y de los eclesiásticos?

El Apóstol nos exhorta a ser fieles a una doctrina segura, sana y pura: la que se funda en Jesucristo y no en las opiniones mundanas (Tito 1: 7-11, 2: 1-8). La perseverancia en la enseñanza y la obediencia a la doctrina conduce a las almas a la salvación eterna. La Iglesia no puede cambiar la fe y al mismo tiempo pedir a los creyentes que permanezcan fieles a ella. En cambio, está íntimamente obligada a orientarse hacia la Palabra de Dios y hacia la Tradición.

Por lo tanto, la Iglesia se hace eco del juicio del Señor: «Para juicio vengo a este mundo, para que los que no ven, vean, y los que ven, se vuelvan ciegos» (Juan 9:39). No olvide que, cuando uno es aplaudido por el mundo, significa que uno le pertenece. De hecho, el mundo ama lo suyo y odia lo que no le pertenece (Juan 15:19). La Iglesia Católica debe recordar que está compuesta sólo de aquellos que se han convertido a Cristo bajo la guía del Espíritu Santo; Todos los seres humanos son ordenados a ella ( Lumen gentium 13), pero no son parte de ella hasta que se convierten.

¿Cómo resolver mejor este problema?

El punto es: ¿qué idea tiene el Papa del ministerio petrino, según lo descrito en Lumen gentium 18 y codificado en el derecho canónico? Frente a la confusión y la apostasía, el Papa debe hacer la distinción -como lo hizo Benedicto XVI- entre lo que él piensa y dice como una persona privada y educada y lo que debe decir como Papa de la Iglesia Católica. Para ser claro: el Papa puede expresar sus ideas como un erudito privado sobre asuntos discutibles que no son definidos por la Iglesia, pero no puede hacer afirmaciones heréticas, ni siquiera en privado. De lo contrario, sería igualmente herético.

Creo que el Papa sabe que todo creyente - que conoce la regula fidei (dogma), que da a cada uno el criterio de saber cuál es la fe de la Iglesia, lo que todo el mundo tiene que creer y atender - puede ver si está hablando y operando de una manera católica, o ha ido en contra del sentido de la Iglesia fidei [sentido de la fe]. Incluso un creyente puede darse cuenta. Así pues, quien piense que presentar dudas [dubia] al Papa no es un signo de obediencia, no ha comprendido, a los 50 años del Vaticano II, la relación entre él [el Papa] y toda la Iglesia. La obediencia al Papa depende únicamente del hecho de que está ligado por la doctrina católica, a la fe que debe profesar continuamente ante la Iglesia.

¡Estamos en plena crisis de fe! Por lo tanto, para frenar las divisiones en curso, el Papa -como Pablo VI en 1967, ante las teorías erróneas que circulaban poco después de la conclusión del Concilio- debería hacer una Declaración o Profesión de Fe, afirmando lo que es católico, Y corregir esas palabras y actos ambiguos y erróneos -los suyos y los de los obispos- que se interpretan de manera no católica.

De lo contrario, sería grotesco que, al buscar la unidad con los cristianos no católicos o incluso la comprensión con los no cristianos, la apostasía y la división se fomenten dentro de la Iglesia Católica. Para muchos católicos, es increíble que el Papa esté pidiendo a los obispos que dialoguen con los que piensan de manera diferente, pero no quiera primero encontrarse con los cardenales que son sus principales asesores. Si el Papa no protege la doctrina, no puede imponer disciplina. Como dijo Juan Pablo II, el Papa debe ser siempre un converso, para poder fortalecer a sus hermanos, según las palabras de Cristo a Pedro: Et tu autem conversus, confirma fratres tuos -Y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos (Luc 22,32)-.

Traducido por InfoCatólica

Let's block ads! (Why?)

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: Mons. Nicola Bux: a menos que el Papa guarde la doctrina, no puede imponer disciplina Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos