728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
viernes, 28 de julio de 2017

Cardenal Müller: «¿Ambigüedad en Amoris Laetitia? Puede haberla y no sé si fue intencionada»

(InfoCatólica) Ofreceremos algunas de las preguntas de la entrevista concedida por el cardenal Müller a Matteo Matuzzi para Il Foglio:

Existe alguna tensión intra ecclesiam. Esto se puede verificar con bastante facilidad. Tomemos, por ejemplo, Amoris laetitia, el documento producido después de los dos Sínodos sobre la moral de la familia. Su Eminencia, Christoph Schönborn, también teólogo e inspirador de la solución liberal, reiteró recientemente que su posición era opuesta a la de Muller, ¿entonces?

Puede que el cardenal Schönborn tenga una visión contraria a la mía, pero tal vez puede que tenga una posición contraria a la que tenía antes, ya que la ha cambiado. Creo que las palabras de Jesucristo deben ser siempre el fundamento de la doctrina de la Iglesia. Y nadie - hasta ayer - podría decir que esto no era cierto. Está claro: tenemos la revelación irreversible de Cristo. Y a la Iglesia se le ha confiado el depositum fidei, es decir todo el contenido de la verdad revelada. El Magisterio no tiene autoridad para corregir a Jesucristo. Él es, si acaso, quien nos corrige. Y estamos obligados a obedecerle; Debemos ser fieles a la doctrina de los apóstoles, claramente desarrollada en el espíritu de la Iglesia.

Perdóneme, pero entonces ¿por qué votó a favor (ndr: en el sínodo) del informe el círculo de lengua alemana, escrito por el mismo Schönborn y aprobado por Walter Kasper?

El Sínodo dijo claramente que cada uno de los obispos es responsable de este camino, para llevar a la gente a la plena gracia sacramental. Esta interpretación existe, sin duda, pero nunca he cambiado mi posición privada y subjetiva. Sin embargo, como obispo y cardenal he representado la doctrina de la Iglesia, que conozco en sus desarrollos fundamentales, desde el Concilio de Trento hasta Gaudium et spes, las dos directrices. Esto es católico, el resto pertenece a otras creencias. No entiendo cómo pueden armonizarse diferentes posiciones teológicas y dogmáticas con las claras palabras de Jesús y San Pablo. Ambos dejaron claro que no puedes casarte una segunda vez si tu cónyuge legítimo sigue vivo.

¿Entiende usted las razones que llevaron a los Cardenales Burke, Brandmuller, Caffarra y el recientemente fallecido Meinser a presentar al Papa cinco Dubia sobre la Exhortación?

No entiendo por qué no ha comenzado una discusión tranquila y serena. No entiendo dónde están los obstáculos. ¿Por qué permitir que sólo surjan tensiones, incluso públicamente? ¿Por qué no organizar una reunión para hablar abiertamente sobre estos temas, que son fundamentales? Hasta ahora sólo he oído invectivas e insultos contra estos cardenales. Pero esta no es la manera ni el tono de seguir adelante. Todos somos hermanos en la fe y no puedo aceptar hablar de categorías como «amigo del Papa» o «enemigo del Papa». Para un cardenal es absolutamente imposible estar en contra del Papa. Sin embargo los obispos tenemos el derecho, diría yo el derecho divino, de discutir libremente. Me gustaría recordar que en el primer Concilio (Hech 15), todos los discípulos hablaron con franqueza, incluso favoreciendo las controversias. Al final, Pedro dio su explicación dogmática, que fue para toda la Iglesia. Pero sólo después, al final de una larga y animada discusión. Los Concilios nunca han sido reuniones armoniosas.

El punto es si Amoris laetitia es o no una forma de discontinuidad con respecto a la enseñanza anterior. ¿Lo es o no?

El Papa ha declarado muchas veces que no hay cambio en la doctrina dogmática de la Iglesia, y esto es evidente, ya que también sería imposible. Francisco quería volver a atraer a estas personas, que se encuentran en situaciones irregulares con respecto al matrimonio; es decir, cómo acercarlos a las fuentes de la gracia sacramental. Hay maneras - también canónicas. En cualquier caso, los que quieren recibir la comunión y se encuentran en un estado de pecado mortal deben recibir primero el Sacramento de la Reconciliación, que consiste en una contrición sincera, con un firme propósito de no pecar más, en la confesión de pecados y en la convicción de actuar según la voluntad de Dios. Y nadie puede modificar este orden sacramental, que fue fijado por Jesucristo. En todo caso, podemos cambiar los ritos externos, pero no este núcleo central. ¿Ambigüedad en Amoris laetitia? Puede haberla y no sé si fue intencionada. Las ambigüedades, si existen, están relacionadas con la complejidad material de la situación en la que se encuentran los hombres de hoy, la cultura en la que están inmersos. Hoy en día prácticamente todos los fundamentos y elementos esenciales de las poblaciones que superficialmente se llaman cristianas no son comprensibles. A partir de aquí los problemas surgen. Tenemos dos desafíos por delante; En primer lugar: aclarar cuál es la voluntad redentora de Dios y cuestionarnos sobre la forma de ayudar pastoralmente a estos hermanos para ir por el camino indicado por Jesús. 

La recepción de la comunión por los divorciados y vueltos a casar era una vieja petición del episcopado alemán.

Es cierto que hubo tres obispos alemanes, Kasper, Lehmann y Saier, que lanzaron la propuesta a principios de los años noventa. Pero la Congregación de la Doctrina por la Fe la rechazó definitivamente. Todo el mundo estuvo de acuerdo en que era necesario discutirlo de nuevo y hasta ahora nadie ha abrogado el documento.

Respecto a la Iglesia alemana, desde allí han venido los vientos más fuertes de cambio en los últimos tres años, con el cardenal Marx, quien dijo [públicamente] delante de un micrófono que «Roma nunca nos dirá qué hacer o no hacer en Alemania». ¿Cuál es la situación hoy en Alemania?

Dramática. La participación activa está muy disminuida, también la transmisión de la fe, no como una teoría, sino como un encuentro con Jesucristo, ha disminuido. Pasa igual con las vocaciones religiosas. Estos son los signos, factores por los que podemos ver la situación de la Iglesia, pero es toda Europa la que está experimentando un proceso de descristianización forzada, que va mucho más allá de la mera secularización. Es la descristianización de toda la base antropológica, con el hombre estrictamente definido sin Dios y sin trascendencia. La religión se experimenta como un sentimiento, no como adoración de Dios, Creador y Salvador. En este gran contexto, tales factores no son buenos para la transmisión de una fe cristiana viva y para ello es necesario no desperdiciar nuestras energías en luchas internas, en enfrentamientos entre nosotros, con los llamados progresistas que están luchando por la victoria expulsando a los llamados conservadores. Si razonamos de esta manera damos la idea de que la Iglesia es algo fuertemente politizado. Nuestro a priori no es ser conservador o progresista. Nuestro a priori es Jesús. ¿Es creer en la Resurrección, en la Ascensión y el Regreso de Cristo en El Último Día la fe tradicionalista o progresista? No, esto es simplemente la Verdad. Nuestras categorías deben ser la verdad y la justicia, no las categorías que van de acuerdo con el espíritu de los tiempos.

La praxis sacramental, la oración y la oración se han reducido. Todos los elementos de la fe viva, la fe del pueblo, se han derrumbado. Y el drama es que ya no hay sentido de la necesidad de Dios, de la palabra sagrada y visible de Jesús. La vida se vive como si Dios no existiera. Responder a todo esto es nuestro gran desafío. No somos agentes propagandísticos de nuestras propias verdades, sino testigos de la verdad redentora. No una idea de la fe, sino la realidad experimentada con la presencia de Cristo en el mundo.

Eminencia, ¿cree que incluso dentro de la Iglesia hay cierta conformidad con el espíritu de los tiempos?

El Papa Benedicto habló sobre el espíritu de los tiempos, pero San Pablo ya había planteado la discusión sobre el Espíritu de Dios y el espíritu del mundo. Este contraste es muy importante y debe ser conocido. Las afirmaciones de la Fe, de la Iglesia y de los Obispos, no se dan para buscar el aplauso de una masa desinformada. Es otra cosa: nuestro trabajo es apreciado y aprobado cuando somos capaces de convencer a una persona de ofrecerse enteramente a Jesucristo, poniendo su propia existencia en las manos de Jesús. En su Primera Carta, San Pedro habla de Jesucristo, Pastor de las almas. ¿Se debe hablar hoy de responsabilidad por la cultura y hacia el medio ambiente? Sí, pero tenemos muchos laicos competentes para esto. Personas que tienen responsabilidad en política; Tenemos gobiernos y parlamentos, y así sucesivamente. Jesús no confió el gobierno secular a los apóstoles. Los obispos-príncipes existían hace siglos y no era algo bueno para la Iglesia.

Otros temas de la entrevista

El cardenal Müller aborta en la entrevista otros temas, como la polémica creada tras su no renovación como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, de la cual asegura que se han contado muchas cosas que no son ciertas. Igualmente opina sobre la posible readmisión a la comunión plena con la Iglesia de la Fraternidad de San Pío X, de la que dice que es «absolutamente necesaria» pero advierte que las condiciones de la comunión deben ser iguales para todos:

Tenemos la profesión de fe, no se puede elegir qué aceptar y qué no aceptar. Todo el mundo debe profesarla. Todos los Concilios Ecuménicos tienen que ser aceptados, así como el Magisterio vivo de la Iglesia. Interpretar el Vaticano II como una refundación de la Iglesia es un absurdo. Los abusos, las ideologías y los malentendidos no son ciertamente una consecuencia del Vaticano II.

Igualmente se manifiesta sobre la conocida como «Opción Benito»:

Los cristianos no pueden regresar a las catacumbas. La dimensión misionera es fundamental para la Iglesia católica. No podemos evitar las batallas actuales. Cristo dijo que Él no había venido al mundo para obtener una paz superficial, sino para desafiarnos, para que los cristianos obtengan la gracia para vivir siguiendo el camino que Él indicó. Y tenemos que hacerlo cuando las condiciones, como las de hoy, no son favorables.

Texto tomado de la traducción al inglés de Rorate Caeli. Entrevista completa (en inglés), aquí.

Let's block ads! (Why?)

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: Cardenal Müller: «¿Ambigüedad en Amoris Laetitia? Puede haberla y no sé si fue intencionada» Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos