728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
viernes, 24 de agosto de 2018

Arzobispo deja en manos de justicia peruana demanda por difamación contra polémico periodista



REDACCIÓN CENTRAL, 24 Ago. 18 (ACI Prensa).- El Arzobispo de Piura y Tumbes, Mons. José Antonio Eguren, afirmó que ha decidido dejar en manos de la justicia del Perú la demanda que interpuso por difamación al periodista Pedro Salinas, por lo cual no realizará ninguna conferencia de prensa ni dará entrevistas sobre este tema.

En un comunicado dado a conocer este viernes 24 de agosto, el Arzobispado de Piura señala que “Monseñor José Antonio Eguren ha decidido dejar en manos de los tribunales judiciales la decisión de si la actuación del Sr. Salinas lesiona injustamente su honor”.

“Por esta razón, no hará conferencias de prensa, ni concederá entrevistas que puedan entorpecer la decisión que, independientemente, le corresponde tomar al Poder Judicial”, agrega el texto.

El comunicado recuerda que “cuando el Sr. Salinas denunció a Monseñor Eguren en el año 2016 por delitos de secuestro, lesiones graves y asociación ilícita, Monseñor Eguren nunca alegó una violación de sus derechos”, como ha hecho el periodista en los últimos días.

El texto explica que el Prelado “dejó que el Sr. Salinas pusiese en consideración de la Fiscalía si efectivamente había cometido los delitos que le imputaba en relación con los abusos cometidos al interior del Sodalicio”, sociedad de vida apostólica en la que se formó el Arzobispo.

Pedro Salinas es coautor del libro “Mitad Monjes, Mitad soldados”, publicado en 2015, que denuncia los abusos sexuales, físicos y de poder cometidos por el fundador del Sodalicio, Luis Fernando Figari, y otros miembros de la institución nacida en el Perú y a la que pertenece Mons. Eguren.

Los cargos por los que se imputa a Salinas son la publicación el 20 de enero de 2018 del artículo “El Juan Barros Peruano” en el portal Lamula.pe, en el que el periodista compara a Mons. Eguren con el obispo chileno Juan Barros.

Barros fue Obispo de Osorno (Chile) hasta el 11 de junio, cuando el Papa Francisco aceptó su renuncia luego de una investigación realizada por Mons. Charles Scicluna sobre los abusos sexuales cometidos en Chile. Barros es acusado de encubrir los abusos cometidos por el sacerdote chileno Fernando Karadima.

Salinas también acusa a Mons. Eguren de traficar tierras en la ciudad de Piura, para lo cual cita un reportaje de la cadena internacional Al Jazeera titulado “The Sodalitium scandal” (El escándalo Sodalicio).

Pedro Salinas también concedió una entrevista en Ideele radio en el que dijo que Mons. Eguren junto con algunos miembros de “la generación fundacional” del Sodalicio crearon una “cultura de poder” que habría tenido como consecuencia los abusos sexuales cometidos por Figari y otros miembros de esta institución.

En su comunicado de este 24 de agosto, el Arzobispado recuerda que cuando Salinas denunció al Prelado en 2016, “la Fiscalía archivó la denuncia en doble instancia, indicando que los actos atribuidos a Monseñor Eguren no configuran los delitos denunciados y que una investigación no se puede sostener en meras sindicaciones sin pruebas”.

En el texto, el Arzobispado recuerda que Salinas hizo una conferencia de prensa el 15 de agosto y dio varias entrevistas ese día y en los siguientes, en las que sostuvo “una serie de imprecisiones sobre la querella que deben ser aclaradas”.

El comunicado indica que Salinas “dice que la querella es enrevesada y que no precisa los hechos que se consideran difamatorios. Sin embargo, la querella precisa cada una de las imputaciones ofensivas con la respectiva indicación de la publicación o la entrevista en las que se han hecho”.

“El Sr. Salinas dice que Monseñor Eguren quiere meterlo en prisión tres años y que pague S/. 200,000 soles de reparación civil. En cuanto a la pena, debe decirse que esa pena no es el deseo de Monseñor Eguren, sino la que el legislador penal ha previsto para el delito de difamación agravada”, indica el comunicado.

Añade que “en cuanto a la reparación civil, el Sr. Salinas omite decir que, en el mismo escrito de querella, se ha procedido a donar ese monto al ‘Centro de Reposo de San Juan de Dios de Piura’”.

La Arquidiócesis también rechaza que Mons. Eguren esté involucrado en tráfico de tierras en Piura.

“El Sr. Salinas ha dicho que la querella presentada por Monseñor Eguren es un atentado contra la libertad de expresión. Esa afirmación desconoce que no hay ningún derecho absoluto, sino que el ejercicio de la libertad de expresión no puede soslayar el derecho al honor y la buena reputación de las personas (Acuerdo Plenario N° 3-2006)”, resalta el comunicado.

En los últimos días, las redes sociales han sido escenario de diversos cuestionamientos para Salinas, quien admitió haber trabajado para el Ministerio Público en enero de este año, cuando aún era dirigido por el cuestionado exfiscal Pablo Sánchez.

En una entrevista concedida a la periodista Milagros Leiva, luego que rechazar responder la pregunta que le hizo ACI Prensa al respecto en la conferencia de prensa que ofreció el 15 de agosto, Salinas dijo que efectivamente hizo una consultoría para el Ministerio Público a través de su empresa CHISAC y que organizó dos almuerzos para periodistas.

“¿Qué cosa hizo mal mi agencia? ¿Dónde faltamos gravemente a la ética? ¿En qué cosa mínimamente fuimos corrompidos? (…) La gente quiere creer lo que quiere creer a pesar de la verdad. Me vale madres lo que piensen”, dijo el periodista.

El analista internacional Ricardo Sánchez-Serra publicó el 15 de agosto un artículo titulado "Un raro moralizador" en el que señala que "la Fiscalía abrió Investigación preliminar contra siete sodálites. Ya van dos años y con los plazos vencidos, dos veces archivaron y la volvieron abrir y qué casualidad que justo la empresa en donde trabaja Salinas, CHISAC (Chirinos-Salinas) asesoraba millonariamente al Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, como se denunció públicamente. ¡Qué casualidad!".

"Dicen que no existe la casualidad, sino la sincronicidad", aseguró Sánchez-Serra en el diario La Razón.

En la entrevista con Milagros Leiva, Pedro Salinas también admitió haber trabajado para Alan Azizollahoff Gate, uno de los dueños de la discoteca Utopía y prófugo de la justicia, que fue condenado a cuatro años de prisión efectiva al haber sido considerado responsable por negligencia de la muerte de 29 jóvenes en su local que se incendió en julio de 2002.

#ZonaRoja | Pedro Salinas admitió que fue "asesor en comunicaciones" entre 2016-2017 del empresario Allan Azizolahoff, dueño de la siniestrada discoteca "Utopía", que se libró de la justicia pese a que en ese lugar murieron 29 jóvenes. pic.twitter.com/CIlLbEnPrS

— Manifiesto (@Manifiesto_pe) 17 de agosto de 2018

Según informa el diario El Peruano, en la sentencia, el 21° Juzgado Penal de la Corte Superior de Justicia de Lima consideró que Azizollahoff y Paz “omitieron tomar medidas de seguridad para evitar riesgos frente a emergencias, incumpliendo las normas vigentes que los obligan”.

El salón de baile no contaba con extintores, no tenía salidas de emergencia ni señales para mostrar las rutas de seguridad. Muchos de los jóvenes quedaron atrapados en el local cuando se inició el incendio.

Sobre este tema, Salinas dijo a Leiva que “en el año 2015, 2016 o 2017 él (Azizollahof) vuelve a tomar contacto conmigo. Como nosotros (CHISAC) no tomamos fundamentalmente personas, asumí una relación de asesoría con él a título personal que duró como dos años”.

“Lo que hicimos fue elaborar contenidos, poner su versión que nunca había sido escuchada. Y a ti te consta Milagros porque una vez nos reunimos contigo y Augusto Loli, abogado de Alan Azizollahoff, no para que la compartas sino para que escucharas su versión porque nadie le había dado cabida”, explicó Salinas.

“Todo el mundo se había quedado con una versión dramática, la de los papás de los chicos, pero al otro (Azizollahof) lo lincharon mediáticamente en una, como es clásico en este país”, agregó.

“Qué desilusión me da saber que Pedro Salinas asesoró en dos ocasiones a Alan Azizollahoff contra los padres de Utopía porque según él, Alan Azizollahoff, prófugo de la justicia, es un santo y pobre varón, víctima de los padres de Utopía. Ahorita le compro unas pastillas de ubicaína!!!”, escribió en su cuenta de Facebook Pilar Villarán, madre de la joven Verónica Delgado Aparicio Villarán, fallecida en la tragedia.















  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: Arzobispo deja en manos de justicia peruana demanda por difamación contra polémico periodista Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos