728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
miércoles, 22 de agosto de 2018

El Ministerio para Sordos de la Archidiócesis de Toronto cumple 100 años



(Gaudium Press) Este importante servicio fue instituido en 1918 por la Rvda. Madre Mary Columbiere de las Hermanas de Loreto con aprobación de Mons. Neil McNeil, prelado de la época.

El nombre del ministerio proviene del Patronato establecido por el Papa Pío XI, quien consagró a San Francisco de Sales como protector de este ministerio en 1924. El Santo desarrolló una forma de lenguaje de señas para poder predicar a un hombre sordo y obtener su conversión. De una manera similar, la Madre Columbiere organizó junto a los Padres Paulistas un sermón para sordos en las tardes de domingo. Para 1970, el ministerio ya congregaba hasta 250 personas.

El ministerio continuó su desarrollo para incluir grupos de jóvenes y jóvenes adultos, una Liga de Mujeres Católicas y grupos especiales para mujeres y adultos mayores. En 1992 se dio inicio al Rito de Iniciación Cristiana para Adultos para facilitar la admisión de los convertidos a la Iglesia. Actualmente el ministerio sirve en tres templos de la Archidiócesis de Toronto en los cuales intérpretes acompañan la celebración de la Eucaristía dominical.

Carol Stokes, coordinadora seglar del ministerio, invita a participar en las celebraciones a todas las personas para apreciar la forma en que la Liturgia se hace visible para quienes no pueden oírla y motiva a los discapacitados auditivos a participar en el servicio como lectores y acólitos. «Algunos se sorprenden porque en ocasiones cuando van a sus parroquias no hay un esfuerzo para encontrar algo para ellos», comentó. «Pero cuando vienen, de repente encajan. Se están sintiendo mucho más miembros de la Archidiócesis».

Let's block ads! (Why?)
















  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: El Ministerio para Sordos de la Archidiócesis de Toronto cumple 100 años Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos