728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
domingo, 26 de agosto de 2018

Por qué los católicos no deberían casarse con no católicos



(Catholic Herald) Nos acercamos al final de la temporada de bodas de verano, y aunque muchos católicos se encontrarán recién casados o comprometidos, otros discernirán más profundamente su vocación al matrimonio. Esto plantea una pregunta que es significativa para el futuro de los católicos como individuos y la vida de la misma Iglesia: «¿Qué clase de persona deberíamos cortejar y casarnos?» Para muchos, la respuesta parece obvia: «A quien nos apetezca». Sin embargo, esa no es la respuesta de la Iglesia, y nunca lo ha sido.

Hasta finales del siglo XX, la enseñanza católica sobre posibles cónyuges era bien conocida: los católicos deben casarse con católicos, y cualquier unión con aquellos fuera de la Iglesia -un matrimonio «mixto» o «exógamo» - es gravemente contrario a la fe. Casarse solo con otro católico incluso se incluyó en la lista como un «precepto» de la Fe, tan firme como el requerimiento de asistir a la Santa Misa los domingos.

La Enciclopedia Católica lo dice claramente: «Desde el comienzo de su existencia, la Iglesia de Cristo se ha opuesto a tales uniones. Como Cristo elevó el matrimonio a la dignidad de un sacramento, un matrimonio entre un católico y un no católico fue correctamente considerado como una degradación del carácter sagrado del matrimonio, involucrando como lo hizo una comunión en cosas sagradas con aquellos fuera del redil».

Sí, por sorprendente que parezca hoy, la Iglesia realmente ha enseñado tradicionalmente que no debes casarte con un no católico por una de las mismas razones por las que no debes compartir la Sagrada Comunión con ellos: al hacerlo, degrada un Sacramento, expresando falsamente una comunión completa donde eso no existe ni puede existir. La realidad pastoral de frecuentes matrimonios católicos con luteranos en Alemania ha llevado a los recientes intentos de los obispos alemanes de abrogar la histórica prohibición de la Iglesia de la intercomunión, precisamente por el bien de los cónyuges protestantes. El enfoque opuesto sería más consistente con las enseñanzas de la Iglesia: desalentar los matrimonios mixtos debido a lo que significa la comunión compartida en el Cuerpo y la Sangre del Señor.

Si lo encuentra estridente, el «Enchiridion Symbolorum» de Denzinger, lo más cercano que tenemos a una recopilación completa para la doctrina católica, ilustra la enseñanza católica sobre matrimonios mixtos con tres pronunciamientos papales particularmente prohibitivos. La primera declaración es del Papa Adriano I (772-795), quien en una carta sobre los errores en la Iglesia española, menciona con total naturalidad que «no está permitido que nadie se case con un infiel». Asimismo, el Papa Pío VI (1775-1799) envió una carta al cardenal y obispos de Bélgica en 1782, en la que insiste en que «no debemos apartarnos de la opinión uniforme de nuestros predecesores y de la disciplina eclesiástica, que no aprueba los matrimonios.entre un católico, por un lado, y un hereje, por el otro».

Cuatro décadas antes, el Papa Benedicto XIV (1740-1758), en una declaración sobre el matrimonio en 1741, lamentaba que hubiera católicos «que, avergonzados vergonzosamente por un loco amor, no aborrecen de todo corazón y piensan que deberían abstenerse de estos detestables matrimonios que la Santa Madre Iglesia ha condenado e interceptado continuamente », alabando a los celosos obispos que «se esfuerzan por evitar que los católicos se unan a los herejes en este vínculo sacrílego». Continúa exhortando a todos los clérigos a «disuadir, en la medida de lo posible, a los católicos de ambos sexos de celebrar matrimonios de este tipo hasta la destrucción de sus propias almas».

Estos dos últimos Papas del siglo XVIII establecieron reglas sobre los matrimonios en los Países Bajos, donde los católicos y los protestantes vivían a menudo cara a cara. Ambos solo hicieron concesiones para que ocurran bajo condiciones estrictamente penitenciales. Benedicto XIV exhortó que «el cónyuge católico ... en proporción a la grave falta que ha cometido ... debe hacer penitencia y pedir perdón a Dios, y debe intentar ... atraer al otro cónyuge, que se está desviando de la verdadera fe, de regreso al el seno de la Iglesia Católica, y para ganar su alma, que de hecho sería un excelente medio para obtener el perdón por el crimen cometido».

Pío VI también permitió que un católico que había entrado en un matrimonio mixto volviera a los sacramentos «mientras demuestre que lamenta su unión pecaminosa... declare sinceramente antes de la confesión que obtendrá la conversión de su cónyuge herético... renueve su promesa de educar a sus hijos en la religión católica, y que reparará el escándalo que ha dado a los otros fieles». También prohibió a cualquier sacerdote asistir a la boda «en un lugar sagrado, ni vestirse con ninguna vestimenta que muestre una función sagrada, ni recitará a los contrayentes ninguna plegaria de la Iglesia, y de ninguna manera los bendecirá».

«Tal vez pienses, seguramente con un pasado poco amable y triunfalista y groseramente sectario. Por el contrario, sin embargo, aunque es escandalosamente incomunicada desde el púlpito o durante el cuidado pastoral ordinario, la oposición a los matrimonios mixtos sigue siendo la posición magisterial de la Iglesia. Además, lejos de generarse a partir del prejuicio fanático, fluye de la enseñanza constante de la Sagrada Escritura y la Sagrada Tradición.

San Pablo aborda el problema directamente: «No te relacionen con los incrédulos. ¿Qué compañerismo tienen la justicia y la iniquidad? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Qué acuerdo tiene Cristo con Be'lial? ¿O qué tiene un creyente en común con un incrédulo?»(2 Corintios 6:14). Esta clara proscripción continúa con la enseñanza del Antiguo Testamento, en el cual a los israelitas se les prohíbe el casamiento con naciones extranjeras (por ejemplo, Malaquías 2:11, Esdras 10: 10-11, Nehemías 10:31, Deuteronomio 7: 3-4). En parte debido a la amenaza de que su fe se mezcle con la religión falsa y se vea comprometida por la idolatría (por ejemplo, Números 25: 1-9, véase 1 Corintios 10: 8).»

Si esto parece limitado o restrictivo, no debería ser así. Tiene mucho sentido cuando nos damos cuenta del significado del matrimonio de acuerdo con la enseñanza cristiana, y cómo las relaciones matrimoniales deben funcionar. Los propósitos primarios y secundarios del matrimonio, generar y alimentar a los hijos, y la ayuda mutua de los cónyuges, se pueden resumir en un solo propósito: formar una familia cristiana. O, en las palabras del Vaticano II ( Lumen Gentium 11), una ecclesia domestica , o iglesia doméstica.

El Catecismo recuerda el uso del Concilio de esta antigua frase y establece la misión de la vida familiar ( CCC, 1655-1657 ): «En nuestro tiempo, en un mundo a menudo ajeno e incluso hostil a la fe, las familias creyentes son de primordial importancia como centros de vida, fe radiante». En este contexto, la familia puede ser «la primera escuela de vida cristiana» en la cual los padres pueden ser «con palabras y ejemplos ... los primeros anunciadores de la fe con respecto a sus hijos», fomentando sus vocaciones. La implicación aquí es crítica: las familias católicas que practican devotamente son más importantes que nunca.

También para los cónyuges, es en la «iglesia doméstica» donde un matrimonio católico puede cumplir mejor las advertencias de San Pablo en Efesios 5, en las que el símil del amor de un esposo por su esposa es «como Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella. para que Él la santifique», y en la cual el matrimonio es visto como un «gran misterio » que simboliza a Cristo y la Iglesia (Efesios 5: 25-26, 31-32; ver Génesis 2:24).

La oposición histórica de la Iglesia a los matrimonios mixtos, entonces, no se basa en la antipatía hacia los no católicos, sino en un fiel cuidado apostólico del matrimonio cristiano y la familia. También nos damos cuenta de por qué también se refleja oficialmente en el Catecismo (véanse las secciones 1633-1637) y el Derecho Canónico , incluso si esto se enmarca en términos más suaves que en las generaciones pasadas. La sabiduría de esta enseñanza es especialmente discernible una vez que vemos que la realidad general cotidiana de la alternativa es tristemente un fracaso demostrable.

Para los católicos practicantes, nuestra relación con Dios debe ser el elemento más esencial de nuestras vidas. Sin embargo, si nos casamos con un ateo o un agnóstico, un seguidor de una religión no cristiana, un cristiano no católico o un católico heterodoxo («disidente») o «caduco», nos estamos uniendo a una persona con quien el matrimonio no es un sacramento, o no puede funcionar correctamente como un medio de la gracia de Dios para nosotros. También estamos uniendo nuestras vidas a alguien para quien el cristianismo completamente ortodoxo es algo hacia lo que puede ser, en el mejor de los casos, indiferente y, en el peor de los casos, reacio.

Muchos católicos en matrimonios mixtos pueden recordar tristemente el dolor de ir solos a la Santa Misa o la Comunión, de no poder orar o discutir su fe con su esposo o esposa, o de no ser completamente comprendidos por la persona preeminente en su vida. El no católico no tiene que ser hostil para socavar la espiritualidad de su cónyuge. A menudo pueden simplemente y muy comprensiblemente no querer hacer «cosas de la Iglesia», lo que lleva al católico a renunciar a asistir a eventos devocionales o dedicarse más a su religión, para evitar molestar o molestar a su pareja y pasar más tiempo con ellos. Aunque los no católicos pueden no quererlo, esto distrae e impide la fe de sus seres queridos.

Estas realidades ocurren en el mejor de los casos, pero empeoran si los no católicos se vuelven activamente antagónicos, incluso de maneras sutiles. El número de católicos que se han alejado de la fe por agotamiento con la burla desafiante, ocasional y la falta de cooperación de su cónyuge incrédulo, especialmente en temas difíciles como la anticoncepción, es deprimente de contemplar.

Este «error», como lo llama San Pablo, incluso cuando se está saliendo, puede ser muy perjudicial para nuestras vidas espirituales. Cuando un novio ateo culpa a una novia católica por no acostarse con él, o una novia apáticamente secular atrae a su novio católico a una mala compañía o simplemente pasa tiempo con ella a expensas de asistir a los sacramentos, está claro que tales relaciones llevan a los católicos a caer en grave pecado dañino, o incluso riesgo de caer por completo. Las preocupaciones que subyacen a los escritores de San Pablo y del Antiguo Testamento son tan relevantes hoy como lo han sido alguna vez.

Incluso si los matrimonios mixtos no dañaron la fe de los católicos, es más probable que fallen. Los datos compilados por el Centro de Investigación Aplicada de la Universidad de Georgetown en 2013 encontraron que los católicos estadounidenses que se casaron con protestantes tenían una tasa de divorcio del 49 por ciento. Para aquellos con cónyuges no religiosos, este fue del 48 por ciento, y con cónyuges religiosos no cristianos, del 35 por ciento. Por el contrario, los católicos estadounidenses que se casaron con católicos tenían una tasa de divorcio del 27%.

Si los matrimonios mixtos no pueden cumplir perfectamente el segundo objetivo del matrimonio, la unidad de los cónyuges, incluso en las mejores circunstancias, también pueden dejar de cumplir el primero: la procreación y la crianza correcta de niños devotos. Un estudio realizado por el Pew Research Center de EE. UU. en 2016 encontró que el 62% de los niños en familias en las que ambos padres eran católicos, permanecieron católicos como adultos. En las familias donde uno de los padres no tenía fe, este número cayó en picado al 32% (el 42% se convirtió en no religioso y el 20% en protestante), mientras que un padre era protestante, el 29% permaneció católico (el 38% convirtiéndose en protestante, y el 26 por ciento convirtiéndose en no religioso). En otras palabras, los matrimonios mixtos redujeron a la mitad las posibilidades de que los hijos de los católicos retuvieran la fe.

La sola indiferencia del cónyuge no católico puede actuar como un «anti-testigo» de su descendencia. Esto es particularmente cierto de los padres. Cuando los niños ven que papá no va a la iglesia, la implicación es que, después de todo, puede no ser tan relevante, sino simplemente un excéntrico pasatiempo personal de mamá. Lo mismo puede ser cierto cuando la madre no asiste, pero los padres evidentemente tienen una influencia particular.

Un estudio suizo de los años 90 encontró que, de las familias en las que ambos padres asistían sistemáticamente a los servicios dominicales, el 74% de los niños acudían regularmente o esporádicamente. Cuando los padres solos llevaron a sus hijos, esto disminuyó al 62%. Ilustrando la importancia espiritual de los papás, cuando la madre sola llevó a los niños a la iglesia, la cifra cayó en picado al 39%. Dado que la preponderancia de los matrimonios mixtos involucra a mujeres católicas, este es un problema profundo, y parte de la razón del fenómeno de lapsaciones masivas.

Al igual que la familia, así va la Iglesia, y una de las razones del declive de los fieles católicos se debe a la falta de hogares católicos completos, debido a la mayor preponderancia de matrimonios mixtos.

Incluso si esto no fuera así, cuando uno de los padres no es un católico practicante, los niños pierden esa «escuela de fe» que la Iglesia espera que se forme una «iglesia doméstica». Aquellos de nosotros que estuvimos sin un padre que podría llevarnos a la oración familiar, una madre que podría explicarnos la fe, o que podrían ser modelos masculinos y femeninos de la fe ortodoxa y la caridad cristiana, así como ejemplos de lo que buscar en futuros cónyuges: experimente esta falta más profundamente.

En defensa de los matrimonios mixtos, algunos señalarán a una persona que conocen que se convirtió en católica después de años de estar casada con uno, tal vez a través del testimonio de su cónyuge y sus hijos católicos. Tales historias son maravillosas, pero dejando de lado la frecuencia con la que realmente ocurren, la moral que se les quita no es sensata.

Si te casas con alguien, lo haces porque los amas tal como son, no como la persona que quieres que sean ni para ayudarlos a convertirse. Estar en una relación con alguien a quien esperas cambiar es ampliamente considerado como tonto, y probablemente condenado al fracaso. Intentar utilizar un vínculo romántico como medio de conversión es una empresa deshonesta e incluso puede empujar al objeto de sus esfuerzos más allá de Cristo si terminan asociando la fe con una división desordenada. En resumen, si quieres evangelizar a otro deberías hacerlo afuera, no adentro, en cortejo.

A la luz de todo esto, la idea de que las enseñanzas de la Iglesia son «de mente cerrada» parece extraña. En general, estamos de acuerdo en que cuando dos personas se casan, deben estar de acuerdo con sus principios más valiosos y actividades de la vida. Si alguien sintiera que tocar o escuchar música de alguna forma es esencial para su felicidad diaria, ¿buscarían y se enamorarían de alguien completamente indiferente a esa música, o incluso la odiarían? Por supuesto que no. ¿Por qué entonces un católico miraría y se permitiría enamorarse de alguien con quien no puede, al menos de manera integral, compartir la parte más importante de su vida?

Los católicos no deben casarse con no católicos, y por esa razón, los católicos no deben cortejar a los no católicos. Hacerlo es un acto de imprudencia gravemente imprudente. Tal elección contradice la enseñanza clara y perenne de la Sagrada Escritura, la Sagrada Tradición y el Magisterio de la Iglesia, aunque solo sea sobre lo que debería ser un matrimonio. No solo eso, sino que compromete tan claramente a la familia católica, socava la vida de la misma Iglesia.

Cuando un matrimonio exitoso es lo suficientemente difícil de lograr sin los profundos problemas que provocan los matrimonios mixtos, los pastores necesitan exponer fielmente a sus feligreses la enseñanza de esta Iglesia, tan descuidada pero crucial, de la Iglesia. Igualmente importante es que aquellos de nosotros que somos católicos solteros debemos preguntarnos cómo podemos florecer plenamente como futuros cónyuges y cómo los matrimonios que aspiramos pueden verdaderamente formar los símbolos que se supone que son de la relación entre Cristo y su Iglesia. La respuesta es que solo pueden serlo auténticamente cuando nos casemos con alguien que comparte la misma fe y que tiene el mismo acceso a la Gracia de Dios en su única Iglesia santa, católica y apostólica.

Let's block ads! (Why?)
















  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: Por qué los católicos no deberían casarse con no católicos Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos