728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
domingo, 23 de septiembre de 2018

El Papa rechazó el afán de poder y de gloria que oculta el sufrimiento del pueblo fiel



VATICANO, 23 Sep. 18 (ACI Prensa).- En su homilía durante la Misa celebrada en el Parque Santakos de Kaunas este domingo 23 de septiembre, en su segundo día del viaje apostólico a Lituania, el Papa Francisco advirtió contra el afán de poder y de gloria que ensombrece “la realidad sufrida por el pueblo fiel”.

El Santo Padre señaló que ese afán de poder y gloria “constituye el modo más común de comportarse de quienes no terminan de sanar la memoria de su historia y, quizás por eso mismo, tampoco aceptan esforzarse en el trabajo del presente”.

“Y entonces se discute sobre quién brilló más, quién fue más puro en el pasado, quién tiene más derecho a tener privilegios que los otros”. “Así negamos nuestra historia”, advirtió.

Esa actitud, advirtió, “es una actitud estéril y vanidosa, que renuncia a implicarse en la construcción del presente al perder el contacto con la realidad sufrida de nuestro pueblo fiel”.

El Papa se refirió al pasado doloroso del pueblo lituano con la ocupación nazi primero, la ocupación soviética después, y todas sus consecuencias: encarcelamientos, trabajos forzados, desplazamientos de población, torturas, asesinatos…

“La vida cristiana siempre pasa por momentos de cruz, y a veces parecen interminables. Las generaciones pasadas habrán dejado grabado a fuego el tiempo de la ocupación, la angustia de los que eran llevados, la incertidumbre de los que no volvían, la vergüenza de la delación, de la traición”, reconoció Francisco.

En este sentido, explicó que la lectura del Libro de la Sabiduría correspondiente a este domingo “nos habla acerca del justo perseguido, aquel que sufre ultrajes y tormentos por el solo hecho de ser bueno”.

El Papa exclamó: “Cuántos de vosotros podríais relatar en primera persona, o en la historia de algún familiar, este mismo pasaje que hemos leído”. En ese pasaje se narra cómo se somete a ultraje a un justo “hijo de Dios” para ver si el Señor lo asiste y libera de sus enemigos: “Condenémosle a una muerte humillante, pues, según él, Dios lo salvará”, dicen los enemigos del justo en la lectura.

En este sentido, Francisco insistió: “Cuántos también habéis visto tambalear vuestra fe porque no apareció Dios para defenderos; porque el hecho de permanecer fieles no bastó para que Él interviniera en vuestra historia”.

“Lituania entera lo puede testimoniar con un escalofrío ante la sola mención de Siberia, o los guetos de Vilna y de Kaunas, entre otros”, señaló recordando sólo algunos de los episodios más trágicos de la historia lituana.

En su homilía, el Santo Padre también recurrió a la lectura del Evangelio de San Marcos, en la que Jesús anuncia a sus discípulos, por segunda vez, los padecimientos que iba a sufrir: “El Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres; le matarán y a los tres días de haber muerto resucitará”.

Sin embargo, señala Francisco, “los discípulos no querían que Jesús les hablase de dolor y cruz, no quieren saber nada de pruebas y angustias”. Por el contrario, “se interesaban por otras cosas, que volvían a casa discutiendo quién era el mayor”.

“Jesús, sabiendo lo que sentían, les propone un antídoto a estas luchas de poder y al rechazo del sacrificio; y, para darle solemnidad a lo que va a decir, se sienta como un Maestro, los llama, y realiza un gesto: pone a un niño en el centro; un niñito que generalmente se ganaba los mendrugos haciendo los mandados que nadie quería hacer”.

El Papa preguntó a los fieles presentes en el Parque Santakos: “¿A quién pondrá en el medio hoy, aquí, en esta mañana de domingo? ¿Quiénes serán los más pequeños, los más pobres entre nosotros, aquellos que tenemos que acoger a cien años de nuestra independencia? ¿Quién no tiene nada para devolvernos, para hacer gratificante nuestro esfuerzo y nuestras renuncias?”.

“Quizás son las minorías étnicas de nuestra ciudad, o aquellos desocupados que deben emigrar. Tal vez son los ancianos solos, o los jóvenes que no encuentran sentido a la vida porque perdieron sus raíces”.

El Papa concluyó: “Por eso estamos hoy acá, ansiosos de recibir a Jesús: en su palabra, en la eucaristía, en los pequeños”.

“Recibirlo para que él reconcilie nuestra memoria y nos acompañe en un presente que nos sigue apasionando por sus desafíos, por los signos que nos deja, para que lo sigamos como discípulos, porque no hay nada verdaderamente humano que no tenga resonancia en el corazón de los discípulos de Cristo, y así sentimos como nuestros los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y afligidos”, finalizó.

 















  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: El Papa rechazó el afán de poder y de gloria que oculta el sufrimiento del pueblo fiel Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos