728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
sábado, 29 de septiembre de 2018

Las elecciones de los gobernadores plantean un dilema moral para los votantes católicos



(Catholic Herald) Los católicos que viven en un estado donde los dos candidatos a gobernador se oponen a las enseñanzas clave de la Iglesia tienen una decisión difícil de tomar el día de las elecciones, dijo el teólogo Chad Pecknold.

El Catecismo de la Iglesia Católica es explícito en que «el derecho inalienable a la vida de cada individuo humano inocente es un elemento constitutivo de la sociedad civil y su legislación». Cuestiones como el aborto y el suicidio asistido son, por lo tanto, de especial interés para los católicos al decidir a quién quieren para moldear las leyes de un estado.

Este próximo mes de noviembre, 36 estados celebrarán elecciones para gobernador, y algunos estados no tienen un candidato pro-vida en la boleta. En este escenario, ¿qué debería guiar la conciencia de un católico?

El profesor de la Universidad Católica de América, Chad Pecknold, dijo a la CNA que si bien esto puede ser un desafío para los católicos, «deben votar por candidatos que persigan el bien común y cuyas políticas no contradigan la enseñanza católica».

Los problemas de la vida superan otros problemas sociales, explicó Pecknold, porque «el regalo de la vida es la base de todos los derechos humanos y responsabilidades», lo que significa que los católicos no pueden votar por candidatos que apoyarían la destrucción de cualquier vida vulnerable.

Cuando se presentan dos candidatos que están a favor del derecho al aborto, por ejemplo, Pecknold afirmó que los católicos pueden preguntarse por quien decidir.

«Con los principales partidos contradiciendo varios aspectos de la enseñanza católica, y muchas veces trabajando en contra del bien común, los votantes católicos tienen decisiones difíciles de tomar en las urnas».

En algunos casos, dijo, puede no estar claro exactamente si un candidato se encuentra a favor de la vida, o si su elección puede hacer avanzar el bien moral a pesar de sus equívocos personales.

«Los casos difíciles son exactamente eso», dijo Pecknold. «Por ejemplo, dos candidatos a favor del aborto pueden diferir sustancialmente en la política, y uno de ellos quizás favorezca las restricciones legales que podrían salvar vidas», señaló Pecknold.

«En tales casos, los votantes deberían seguir su conciencia y las enseñanzas de la Iglesia sobre la santidad de la vida al votar por el candidato que creen que promoverá el bien común, y protegerá la dignidad de toda vida humana, nacida y no nacida».

Alternativamente, en los estados donde los candidatos parecen tener igual apoyo para el aborto, la opción moral para los católicos puede ser quedarse en casa o decidir por un candidato diferente, «alguien que legislaría en defensa de la vida humana», dijo Pecknold.

Hay varios estados donde los católicos están luchando con estas preguntas antes de dirigirse a la cabina de votación.

En Oregón, los dos principales partidos están presentando candidatos a favor del derecho al aborto.

El republicano Knute Buehler está desafiando a la gobernante titular demócrata Kate Brown. Buehler al decir que el aborto es «una decisión entre una mujer y su médico y no debe ser política o influenciada por el gobierno». Brown ha descrito el aborto como un derecho «fundamental» para las mujeres.

El actual gobernador de Illinois Bruce Rauner (R) también está a favor del aborto, y el año pasado firmó un controvertido proyecto de ley que amplió los abortos subsidiados por los contribuyentes para las mujeres de bajos ingresos en todo el estado. Su oponente, el demócrata JB Pritzker, ha firmado un compromiso para mantener la actual ley de aborto.

Los votantes en Massachusetts, New Hampshire y Vermont enfrentan el mismo dilema.

El gobernador de Massachusetts Charlie Baker (R) recientemente firmó la NASTY Women Act , que consagra el derecho al aborto en la ley de Massachusetts. Él ha dicho en numerosas ocasiones que apoya el «derecho a elegir» el aborto de una mujer. Se está postulando contra Jay Gonzalez, un demócrata que apoya firmemente el acceso al aborto, y se ha manifestado en apoyo de Planned Parenthood y NARAL Pro-Choice Massachusetts.

El gobernador Chris Sununu (R) de New Hampshire tiene un largo historial de apoyo al derecho al aborto, al igual que su rival demócrata, Molly Kelly.

En Vermont, el gobernante republicano moderado Phil Scott se está postulando contra la demócrata Christine Hallquist. Hallquist ha pedido que todos los Vermonter tengan acceso tanto al control de la natalidad como al aborto, independientemente de su capacidad de pago. Scott se autodenomina «proabortista, con restricciones» y no respalda el financiamiento del aborto por parte de los contribuyentes.

Otros estados tienen candidatos que se describen a sí mismos como «personalmente pro-vida», pero no están dispuestos a luchar para revocar las leyes pro-aborto o introducir nuevas restricciones en el procedimiento.

Sin embargo, hay un estado donde los católicos tienen una opción diferente que hacer.

En una circunstancia relativamente inusual, tanto los candidatos republicanos como los demócratas a gobernador en Dakota del Sur se describen a sí mismos como pro-vida.

La republicana Kristi Noem, que actualmente es miembro de la Cámara de Representantes, tiene una calificación del 100 % de National Right to Life. Ella se está postulando contra Billie Sutton, un autodenominado demócrata «pro vida y pro-Segunda Enmienda». Noem tiene el apoyo del presidente Donald Trump. Dakota del Sur es un estado sólidamente republicano y no ha tenido un gobernador demócrata en casi cuatro décadas.

Let's block ads! (Why?)
















  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: Las elecciones de los gobernadores plantean un dilema moral para los votantes católicos Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos